Julio Le Propone Matrimonio a Krista

Julio y Krista 2008

Habían hablado de casarse muchas veces a través de los años. Eligieron fechas en el futuro que tenían algún significado personal para la pareja. Unos tres años antes del evento, habían hablado de casarse el 03/08/2008 y cómo sería una fecha especial para ambos. Resultó que no podría ser, pero esa fecha ahora esta por siempre grabada como una importante en su relación.

Tras estar juntos en una relación a distancia por ocho años con ocho meses, el 3 de Agosto del 2008, Julio, aparente muy nervioso, se hizo de valor para pedirle a Krista que fuera su esposa.

Tuvieron una hermosa cena y luego, con champán esperando, Julio fue al saco que colgaba de la pared, sacó una linda caja roja con un moño blanco y se sentó en el sillón cerca de Krista. Julio empezó a hablar sobre el tiempo que habían estado juntos, lo mucho que la amaba y cómo no se podría ver nunca con alguien mas. Luego le preguntó a Krista si se casaría con él y sería su esposa.

Fui malvada y me quedé callada, viéndolo a los ojos después de que me preguntó. Su corazón comenzó a latir rápido y cási podía ver las gotas de sudor formándose en su frente. Sus ojos se comenzaron a verse como si estubieran a punto de llorar, -entonces- decidí que era el momento adecuado de darle una respuesta y dije lo que él debería haber sabido que contestaría, "¡SI!" ~Krista (Novia)

Julio estaba en vacaciones no pagadas de su trabajo para estar con Krista y su hija durante su visita durante el verano del 2008. Pagar por los boletos de avión y otros gastos para la visita, lo habían dejado sin los medios de conseguir el anillo personalizado que había soñado para Krista.

Por años había pensado en mandar a hacer un anillo de oro blanco o platino para Krista. Sería un anillo tradicional Irlandés Claddagh, usando dos diamantes en corte de lágrima, u otras piedras preciosas, para formar el corazón central entre las dos manos. ~Julio (Novio)

No queriendo pedirle su mano en matrimonio sin presentarle un anillo en absoluto, un día Julio se desapareció para visitar las joyerías en el centro comercial. Krista había dicho que no quería ni necesitaba un anillo caro o inclusive un diamante, pero Julio pensó que ella se merecía lo mejor y, aunque no le podía dar eso por el momento, estaba determinado a darle un anillo de compromiso con un diamante. Eligió uno que Krista había dicho era lindo y con un bonito diseño cuando habían pasado antes por la joyería.